Based on your current IP address we detected that you will have the best experience with the following settings: country:España language:Español
iStock-509825893.jpg

23 jul. 2020

Evan Schwartz: opinión experta sobre reciclaje de fibra

La industria de productos forestales y papel crece y se transforma constantemente, a medida que los tipos de productos solicitados a nivel mundial evolucionan. Con la progresión hacia una economía circular, la industria tiene que invertir más en reciclaje. Hoy día, esto se traduce en aplicar tecnología de vanguardia durante un proceso complejo.

Un panorama global cambiante

El mercado de la fibra reciclada ha atravesado tiempos convulsos. Durante muchos años, el Lejano Oriente había sido un mercado ávido de residuos de papel provenientes de EEUU, Europa y Australia. Pero la tendencia ha cambiado. China y otros países asiáticos han endurecido las normativas de importaciones, al rechazar niveles de contaminación excesivos en estas.

Por ello, las empresas de residuos y las recicladoras de fibra en todo el mundo se ven en la necesidad de mejorar sus sistemas de control de calidad. Además, la digitalización aplicada a la fabricación también crea una oportunidad de oro para los empresarios, ya que pueden reducir gastos en la producción de papel y cartón reciclados.

Requisitos de la industria

Pese a la disminución incipiente en la demanda de papel gráfico, se ha producido un repunte considerable en la demanda de embalaje procedente de fibra sostenible. Como resultado, las empresas de productos de papel han reconfigurado las fábricas para reestructurar su capacidad, de manera que puedan encajar este cambio en favor de productos respetuosos con el medio ambiente. Hacerlo de forma sistemática es un desafío. Todas las empresas de reciclaje, ya procesen periódicos y revistas, cartón ondulado antiguo, embalaje proveniente de otras fibras o papel mixto, son conscientes de que necesitan lograr un producto final uniforme, pero con materiales de partida impredecibles.     

Productores de papel y cartón

Una de las características únicas de la industria de reciclaje de papel es que muchas de las empresas provienen de un contexto forestal, con un método bien definido para gestionar el suministro de materia prima para sus fábricas de papel, al tener en propiedad bosques o trabajar estrechamente con propietarios de bosques. En EEUU, la falta de  disponibilidad de madera es uno de los motivos para que muchas de las grandes empresas de papel hayan accedido más o menos recientemente a la industria del reciclaje. 

Tradicionalmente, la mayor parte de productores de papel estaban habituados a una entrada de material constante, debido a que ya poseen la materia prima original. Por lo tanto, para una fábrica de papel reciclado querrían tener solo papel como material de entrada, pero se encuentran con que este llega con metal, plástico y otros muchos materiales. En muchos casos, sobre todo en EEUU y, en menor medida, en Reino Unido, las fábricas de papel han adquirido instalaciones de recuperación de materiales (en adelante MRF, por sus siglas en inglés), para obtener el material de partida. No obstante, esto requiere un esquema mental distinto y supone el desafío adicional de gestionar otros tipos de material. Incluso las fábricas de reciclaje de papel que no tengan MRF sí contarán con líneas de clasificación previa y tendrán que gestionar asimismo otros materiales.   

Gestión de la demanda

Cuente o no con MRF el reprocesador de fibra, sigue siendo necesario cambiar el sistema de aprovisionamiento para materias recicladas que se puedan asimilar a materias primas de calidad. Aunque las empresas de papel conocen la logística, la búsqueda de fibra secundaria implica crear nuevos procesos especializados y nuevas inversiones. Todo añadido a la complejidad que supone la documentación adjunta al reciclaje. En comparación con la madera, las balas de fibra recuperada requieren un seguimiento más detallado.  

En la actualidad, las empresas de papel tienen que gestionar contaminantes que provengan de otras fábricas o de MRF con la mayor eficiencia posible, mediante sistemas para gestionar otros reciclados que surgen del proceso de clasificación, como plástico, metales o vidrio. Cuando sea posible, el desarrollo de un sistema que obtenga valor de estos canales puede jugar un gran papel, al compensar el gasto de la materia prima principal. Sin embargo, puede resultar un proceso complejo de gestión de entrada y salida de precios y gastos distintos, logística y almacenamiento. Para tener éxito, los gestores necesitan sistemas que lo contemplen todo, de forma que la totalidad de las partes trabajen sincronizadas. 

Tener información sobre existencias en el inventario y el plan de demanda para la línea de producción se traduce en que los gestores de compras se encuentran en una mejor posición para especular, al saber cuándo pueden obtener beneficios de precios más bajos de fibra recuperada, minimizar riesgos respecto a meses futuros o incluso mejorar el perfil de gasto de la empresa.

La calidad importa

Conseguir que llegue suficiente material a la fábrica es solo la mitad de la hazaña; el desafío también incluye garantizar la calidad. No es eficiente que una persona compruebe cada carga. La clave es una buena inspección, de forma que el material de vendedores cuya calidad se haya constatado no se controle al mismo nivel que el material de aquellos que suministren con mayor frecuencia cargas contaminadas. Para educar al proveedor, explicarle cuál es el problema en cuanto al material, así como para establecer el precio adecuado de la entrega, la clasificación es esencial. Así, se garantiza que una fábrica no paga por humedad o contaminación. Esto desequilibra las cifras del inventario, algo que no es asumible cuando el proceso depende de que la temporalización -fechas en que se recibe el material- sea muy precisa. Implica que los gestores de compra pueden formarse una idea mejor de lo que van a recibir de cada proveedor. Un circuito de retroalimentación de calidad sólido puede marcar una diferencia abismal para las finanzas, así que invertir en un sistema que separa lo bueno de lo malo es clave.

Gestión de la producción vs. Sistema de ejecución de la fabricación

Hacer papel y cartón es un arte. Casi nadie aprecia que haya una fórmula, que la preparación y la extracción de muestras se realicen cuidadosamente durante todo el proceso, para obtener un producto específico al final.

Contar con un sistema de ejecución de la fabricación que tenga en cuenta el inventario de materias primas, que anticipe el inventario de salida resultante y que cree periodos de ventas que permitan al equipo de ventas salir al mercado antes, es una gran ganancia. 

Si se produce un cambio en la demanda y las ventas de alguno de los inventarios no son las esperadas, entonces el sistema puede trasladar esta información de vuelta a la línea de producción e intercambiar la línea de producto por otra distinta que sí se venda. Un sistema así puede marcar una gran diferencia en las finanzas. Para las fábricas de papel, tener la agilidad para corregir un proceso, porque hayan cambiado los materiales de entrada o la fabricación, o porque los tipos de productos que se están vendiendo varíen, es de vital importancia.

El sistema de AMCS

Un elemento diferenciador esencial del producto y servicio que ofrece AMCS es la capacidad de proporcionar un servicio increíble al cliente. El software en la nube es configurable según KPI y proceso de cada cliente.

Aunque esto será parecido para la mayor parte de fábricas de productos de cartón y papel reciclados, cada una tendrá su propio enfoque único. Hemos creado un software que permite a cada cliente configurar el proceso ajustado a sus requisitos individuales, a la vez que se hace uso de nuestro inmejorable software de planificación empresarial (ERP) y de las eficiencias que puede aportar en toda la empresa.  

Inteligencia artificial

Identificar y gestionar la contaminación es un requisito esencial para el sistema de producción en el reciclaje de fibra. Nuestra tecnología acelera la toma de decisiones al respecto. 

En EEUU, donde la mayoría de fábricas de papel tienen MRF para garantizar su propio suministro de fibra de entrada, es posible colocar cámaras fijas para identificar contaminación en los reciclables. AMCS hace esto posible al utilizar imagen por ordenador y aprendizaje automático, mediante la inteligencia artificial de Microsoft Azure.  

Invertimos en 5G, lo que nos permitirá hacer esto en un abanico de entornos más amplio, especialmente en una sección inclinada o móvil, en el lugar de recogida. No es posible almacenar esa inteligencia en un camión, pero el 5G va a aumentar la banda ancha para, de forma instantánea, potenciar la inteligencia artificial en la nube, procesar la imagen y devolver un resultado con rapidez. 

Cómo migrar al software de AMCS

La integración comienza conociendo al cliente, que cada usuario utilice el software es el último paso. Nuestro equipo de servicios comprueba los procesos existentes y localizan sus puntos conflictivos, como la cumplimentación manual de hojas de cálculo o la duplicación de datos en dos sistemas. Examinamos los flujos empresariales primarios y configuramos el software ERP específico para que se ajuste perfectamente.

Cuando se empieza a utilizar el sistema, proporcionamos soporte práctico a medida que los trabajadores de la fábrica se habitúan y obtienen resultados. En poco tiempo, el cliente normalmente nos informa de que ha personalizado el software y cómo ha transformado lo que pueden hacer.

Perspectiva global

Los principios básicos de los productos provenientes de fibra reciclada son siempre los mismos, pero existen diferencias en cuanto a la forma de evolucionar en cada región. La eliminación de residuos es más costosa en Europa, lo que afecta a cómo el mercado de reciclaje aborda la contaminación y recoge el material.

AMCS incluye una perspectiva global en la solución de software. Esto quiere decir que podemos incorporar innovaciones industriales que ocurren en una parte del mundo en la configuración de software para otras zonas. Un magnífico ejemplo es cómo EEUU sigue la estela de Europa en lo que respecta al etiquetado RFID de seguimiento, colocado en contenedores. Así, podemos ofertar e introducir innovaciones sólidas en otras partes del mundo – puede tratarse de una novedad en EEUU, pero es un sistema que se ha utilizado en Europa, Oriente Medio y África durante muchos años. 

El posicionamiento de AMCS como líder del mercado mundial en este sector nos proporciona una amplia perspectiva que nos permite negociar a escala global, algo que no pueden ofrecer la gran mayoría de los paquetes de software.